Ando barajando últimamente una teoría. No sé si será cierta, pero de momento me va cuadrando con lo que voy viendo, incluso en los últimos temas de actualidad: cuando los Estados Unidos quieren algo, lo intentan comprar primero y si no, lo consiguen con la fuerza.

Para contrastarla me remonto a diferentes hechos históricos de esta joven nación que comenzó a andar un 4 de julio de 1776:

1. 1803. Compra de los territorios de Lousiana a Francia, que entonces comprendían 1/3 de la superficie actual del país, por 23 millones de dólares.

2. 1825. Estados Unidos intenta comprar Texas a México por 1 millón de dólares, que se elevaron a 5 dos años después. Las ofertas fueron declinadas por México en ambos casos. A partir de entonces y con un acuerdo con este gobierno, miles de colonos anglosajones coparon estas tierras hasta que el gobierno mexicano decidió intervenir con duras leyes. En 1848 estalla la guerra tras los conocidos sucesos de El Álamo.

3. 1898. Aquí nos toca a nosotros. Como de costumbre Estados Unidos quiso comprarnos la isla por 100 millones de dólares de la época. Nótese la inflación de los años anteriores. Con la negativa española, los norteamericanos desencadenaron la guerra con el hundimiento del Maine.

Hasta aquí todo comprendido. Dejamos de lado la Primera y Segunda Guerra Mundial que son caso a parte. Cambia el panorama internacional y se castiga las políticas invasoras y colonialistas en todo el mundo. Comienzan a interesar las inversiones y el control de empresas, una “invasión” más sutil.

4. 1958. Vietnam. Estados Unidos quiso ayudar a Francia como colonizadora asiática en y se vio involucrada más de lo necesario. Los intereses aquí estaban en los campos de opio.

5. 1991. Guerra del Golfo. Kuwait gran productor de petróleo (¡5º puesto a nivel mundial en un terreno de 17.000 km², más pequeño que la Comunidad Valenciana!) y con demasiadas inversiones (compras) estadounidenses puestas en el emirato es invadido por Irak. EEUU entra en guerra para salvaguardar su oro negro.

6. 2003. Después de los atentados del 11-S y dada la imposibilidad de invertir en las empresas del 4º mayor productor de petróleo, Irak, entra de nuevo, amparada por organismos internacionales, en guerra para abastecer su sedienta economía.

7. 2001 hasta hoy. Afganistán, primer productor ilegal de opio en todo el mundo. ¿Qué intereses puede tener el controlar,  con un efectivo norteamericano de unos  32.000 hombres, uno de los países más pobres del mundo, con el 75% de su superficie montañosa y con una cultura islámica extremista?

Ellos sabrán. Y no es que sea antiamericano, ni mucho menos. El caso es que su economía tiene que alimentarse de algún lado y yo lo comprendo. Claro está que después de la Segunda Guerra Mundial todo cambió, las iniciativas e intereses no parecen tan claros como antaño, aunque yo pienso que la filosofía, después de casi 300 años sigue siendo la misma: o por dinero o por la fuerza. Cada uno que saque sus propias conclusiones.

Anuncios