El otro día echándome una siesta empezó esa molesta saliva a deslizarse por mi boca y a querer escapar. Y en medio de ese estado de transposición me pregunté por qué tiende a caérsenos la baba.

Buceando por internet encontré las diferencia. Por lo que se ve distinguen 2 tipos de sueño según la salivación: está en el que babeamos, y en el que la boca se seca.

De hecho, durante el sueño, la producción de saliva se detiene, esto es en el sueño profundo normal. En cambio en el sueño de “cansancio”,  el típico sueño de siesta, que es un sueño más liviano, es un estado de relajación alto que responde a una situación fisiológica de cansancio,  y el cuerpo sigue con sus funciones cotidianas, entre ellas, la salivación. La diferencia es que como estamos tan relajados, la boca se nos queda abierta, y se cae la baba.

Anuncios