Andorra es el único país donde se habla catalán como lengua oficial. Y así lo comprobamos este fin de semana que nos acercamos por allí.

Catalán, castellano, francés y portugués son las lenguas que escuchamos en este pequeño Principado. Tengo que decir que lo que más me llamó la atención fue su apelotonamiento en una ciudad abarrotada de tiendas, gasolineras que aparecían por doquier donde menos te lo esperabas. Todo esto encorsetado entre unas impresionantes montañas que se levantaban a ambos lados del río Valira.

Parece ser que Andorra continúa con su tradición de ser “el país de las compras”. Andorra fue un paraíso para los compradores porque no cargaba impuestos en los productos. Eso ya no existe, y así lo pude comprobar. Todavía se pueden encontrar cosas más baratas que en los países vecinos (véase la gasolina 10 ctms. más barata),  pero la época de las ofertas escandalosas ya pasó a la historia.

Vamos, que entre visitas a escaparates y comercios, una breve escapada a la montaña y una mañana reposada en Caldea, pudimos empaparnos del ambiente andorrano en una propuesta para un fin de semana diferente.

Anuncios