No sólo en la India el pelo es un negocio. En España, una empresa andaluza denominada IrisGem, vende diamantes creados a partir de cabello humano.

Los creadores afirman que con uno o dos gramos de cabello son suficientes para elaborar la piedra preciosa. Para la producción del diamante, al cabello se le extrae primero el carbono a través de un horno de alta temperatura, posteriormente se homogeneiza el tamaño de la partícula de carbono para poder transformarlo y finalmente se hace una elaboración de un disco de carbono.

En una segunda etapa se somete al carbono a altas presiones (hasta 46,.00 kilos ) y temperaturas (1.500 grados).

Se presenta en diferentes colores, como el verde, el amarillo o el azul.
El precio de este peculiar complemento de moda se sitúa entre los 1.225 euros a los 13.860. ¡Vaya prueba de amor!

Anuncios