Dicho y hecho. Concretamente se trata del prototipo Audi A9, y ha sido ideado por Daniel García, inspirado parcialmente en la arquitectura de Santiago Calatrava.

Esta creación tiene la peculiaridad de autorrepararse a sí mismo con ayuda de la nanotecnología, por lo menos en lo que a carrocería se trata. Permite reparar los daños y ajustar el color y la opacidad gracias a un sistema de pintura electrónica que cambia con sólo pulsar un botón.

El motor de este modelo sería híbrido y las baterías, de Ion-litio, estarían alojadas en las cuatro ruedas.

El caso que algo así me pareció verlo en alguna película de 007… ¿se podrá hacer realidad? Yo, por si acaso, voy a ir ahorrando…

Anuncios