Existe un lugar en las montañas de Colorado donde la nieve es color de rosa. Aunque el fenómeno se produce en otras montañas del mundo, aquí es tan frecuente que algunos lugareños la han probado y la llaman ‘watermelon snow’ por su sabor a sandía.

Aunque durante años hay quien ha buscado explicaciones mágicas, la coloración de la nieve se debe a la presencia de un alga llamada “chlamydomonas nivalis”. Según los científicos no pasa nada por comerla, aunque si se ingiere en cantidades suficientes puede producir una vistosa “diarrea rosada”.

Desde tiempos inmemoriales el fenómeno de la nieve rosa ha intrigado a alpinistas y exploradores de todo el mundo, y fue mencionado por Aristóteles en sus tratados sobre Naturaleza. Las grandes extensiones de nieve rosa son visibles al final de la primavera. Cada centímetro de nieve contiene millones de algas microscópicas, cuya concentración puede alcanzar una profundidad de hasta 25 centímetros.

Existen hasta 350 tipos de algas capaces de sobrevivir a bajas temperaturas; algunas convierten la nieve en negra, marrón o amarilla.

Pero solo la extraordinaria “Chlamydomonas nivalis” consigue darle este aspecto de apetecible sandía.

Anuncios